jueves, 25 de noviembre de 2010

CONTRA LA VIOLENCIA DOMÉSTICA, LA POESÍA

He podido observar a lo largo del día que algunos blogs han utilizado la poesía como testimonio para protestar contra la violencia doméstica. Me parece una magnífica idea y me uno a ellos.
La violencia doméstica es absolutamente intolerable e inexplicable, tal vez por ello se nos ocurra en estos casos recurrir a la poesía, por su grandeza, por ser el mejor cauce que conozco para expresar lo inexplicable, la desesperación, la rabia, la rebeldía, la libertad y el amor.
En un instituto de Valencia se lanzó la propuesta de acudir hoy a las aulas vestidos de negro y con un lazo morado. Consigna, por otra parte, lanzada por los colectivos feministas para todos aquellos que acuden esta tarde a la manifestación convocada.
Hace ya tiempo escribí este poema que especialmente hoy me gustaría compartir, habla de LA MUJER, LA LIBERTAD...




Érase una mujer
brújula
catamarán
alba
crepúsculo
instante
suave,
suave allí donde las entrañas sucumben.
La mente, tierra de nadie,
espacio abrupto
donde gozar.
Manos desvencijando oquedades
como las mareas
a las orillas.
na humedad sin rumbo
para un cuerpo escueto.
Una realidad dislocada
y entre los huesos
la pasión.


Ahora la claridad
intermitente
ahora el caos
de lenguas y labios,
la voz primitiva, el grito,
ahora, la libertad.


( Mientras escribía esta entrada, en un hueco entre clase y clase, ha sonado el timbre y han entrado los alumnos, enseguida han venido en tropel a cotillear lo que hacía, al menos ha servido para que hablaramos sobre el tema.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada